Como decía CAP

Por Luis Rojas*

Luis Rojas

Luis Rojas

Ni la una ni la otra, sino todo lo contrario. Ahora, todo el mundo mediático venezolano está ensimismado, hipnotizado, por las elecciones parlamentarias, como si esto fuera a aliviar la terrible crisis que estamos padeciendo todos los venezolanos, a excepción de los Bachaqueros, y los enchufados de cada bando, que raspan y raspan, y luego se rasgan las vestiduras; unos como auténticos revolucionarios de pacotilla, y otros como los defensores de la libertad económica.

Ahora hay una disputa, Escribí disputa, no la otra palabra, entre la primera combatiente doña Cilia Flores, que no ha tenido pudor en cobrar los favores que le debe la revolución (recuérdese el grupo de familiares que metió a trabajar en la Asamblea Nacional, mientras fue presidenta), y la inhabilitada Dra Doña María Machado. Pues, dos joyas, dos gemas de esta jungla de mediocres. Uno lo que aspira que la nueva Asamblea tenga nuevas caras, gente idónea, que de veras le tenga un poco de cariño a este pobre país.

País, que hasta el muerto de hambre de Guyana humilla; donde sale un presidente, y luego repite un general: “Venezuela nunca va a renunciar a su dignidad” y luego remata con “nuestra principal arma es la paz”. ¡Coño! Si la vas a cagar mejor no hables sandeces, quítale al bandido este, pícaro de Guyana, como todos los demás miembros del CARICOM, vivos, el petróleo, dile que Venezuela no tiene ya petróleo para regalarle a Guyana, que se joda, para que se le baje la prepotencia y que los demás miembros del CARICOM ese pongan sus barbas en remojo… Hasta cuándo tanta mariquera de la paz.

Volviendo al caso de las dos señoras, ninguna ha servido para un carajo, las dos mala sangre, pícaras, a mis cojones ¡no voto por ninguna de esas cagadas! De todo corazón, no deseo que estén Wilian Barrientos y otros especímenes que sólo dan pena, de ambos bandos. El problema es otro, es la crisis galopante que tenemos, crisis precisamente política, que urge de planes concretos. Si nos unimos para protestar a Guyana es bueno, sólo faltaron cojones para romper relaciones y que busquen que las transnacionales le regalen el petróleo. Cabrones.