Programa para la Asamblea

Luis Fuenmayor Toro*

Luis Fuenmayor Toro

Luis Fuenmayor Toro

Me correspondió en la Gran Alianza Nacional Alternativa GANA presentar el documento de lo que se llamó la “Agenda Parlamentaria” de la alianza, la cual enumeraba y desarrollaba muy resumidamente las proposiciones que los candidatos presentarían al electorado durante la campaña electoral. Se trataba de las propuestas generales, las de todos los candidatos, a las que había que sumar aquellas proposiciones particulares nacidas de las regiones, los estados y circuitos, según sus características, sus necesidades y potencialidades. El deterioro de la nación venezolana es de tal magnitud y son tantas las necesidades de la población, que a veces la gente no se da cuenta que lo que se elegirá en diciembre es el Poder Legislativo Nacional y no al Presidente de la República, y comienza a pedirle a los candidatos a diputados cosas que no son de su competencia, pues son atribuciones, incumplidas flagrantemente, del Ejecutivo Nacional.

La Asamblea puede influir en forma importante en la solución de muchos problemas, pero sólo si recupera integralmente sus funciones, entre ellas la contralora y supervisora del resto de los poderes públicos. La Asamblea es el primer poder y debemos sacarla del secuestro en que la tiene el Gobierno y el PSUV. Ésa es una primera y muy difícil tarea, que los electos de la GANA tendrán que asumir como fundamental. Entre muchas otras cosas significa rescatar la actividad que le es propia: la legislativa. Rescatar su poder contralor sobre el uso de los recursos públicos; no debe haber ni un solo bolívar que se gaste sin que la Asamblea lo sepa y lo investigue de ser el caso. Los ministros cuyas áreas específicas estén en la dramática situación en que están hoy (léase salud, educación, seguridad, empleo, electricidad, agua potable, vivienda, etc.) deberán ser interpelados, para conocer sus limitaciones, necesidades y fallas. El gasto público debe ser controlado por la vía de la elaboración presupuestaria, para evitar así la dilapidación del mismo, la corrupción y garantizar su utilización en beneficio de la Nación y de los más necesitados.

La Asamblea tiene que supervisar las actividades de las empresas, fundaciones y servicios autónomos del Estado, el funcionamiento de las gobernaciones, el Banco Central de Venezuela. Legislar para evitar que éste continúe emitiendo dinero inorgánico, para que cesen las pérdidas en las empresas del Estado; conocer los convenios firmados por PDVSA en las llamadas asociaciones estratégicas y legislar al respecto, vigilar el cumplimiento de la protección integral del ambiente, legislar en materia de salud, educación general y universitaria, sobre el empleo, el salario básico, los incrementos salariales y sus escalas, los programas sociales, para rescatarlos, eliminar el clientelismo y hacerlos eficientes. Esto es un bocado; seguiremos tocando estos temas.

*Médico, profesor titular de la UCV y Coordinador Nacional de “De Frente con Venezuela” y candidato principal a diputado de Caracas por voto lista.

Anuncios