APUCV Informa

Víctor Márquez Corao

Víctor Márquez Corao

A sala llena, desde tempranas horas del 8-9-2015, se llevó a cabo la Asamblea General de Profesores destinada a evaluar la decisión de la FAPUV de votar en contra de la Tabla Salarial aprobada.

El Profesor Víctor Márquez, Presidente de APUCV, informó de los cuatro elementos doctrinarios que contenía la propuesta presentada por los gremios y las diferencias con la finalmente aprobada:

1)  Reconstrucción de la tabla salarial vigente para compensar el deterioro sufrido por el salario,  objetivo que no fue alcanzado.En la tabla aprobada no hay aumento porcentual de los salarios  en 2015 sino sucesivos ajustes de la tabla a los salarios mínimos de enero, febrero, mayo y julio del presente año.

2) Comienzo del tabulador con dos salarios mínimos,  a fin de garantizar  el acceso a la canasta alimentaria del trabajador y su grupo familiar. El tabulador se inicia con 1.3 salarios mínimos razón por la cual más del 80% de los trabajadores universitarios (obreros, empleados y docentes)  tendrán un salario que se ubica por debajo del valor de  la canasta alimentaria y el 100%   lo tendrá por debajo de la Canasta Básica Familiar. De esta manera, se condena a la pobreza a la totalidad del sector universitario; en la misma medida en que  la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) define  por indigencia o    pobreza extrema  la situación en que no se dispone de los recursos que permiten satisfacer al menos las necesidades básicas de alimentación.

En otras palabras, se consideran como “pobres extremos” a las personas que residen en hogares cuyos ingresos no alcanzan para adquirir una canasta básica de alimentos, así lo destinarán en su totalidad a dicho fin. A su vez, se entiende como “pobreza total”, la situación en que los ingresos son inferiores al valor de una canasta básica de bienes y servicios, tanto alimentarios como no alimentarios.

Aunque el artículo 91 de la Constitución señala que el salario mínimo debe establecerse tomando en cuenta la canasta básica familiar y esta se ubicó  en julio de 2015 en Bs.54.204, el universitario con mayor salario a septiembre de 2016 lo será el Profesor Titular a Dedicación Exclusiva que devengará Bs. 44.174.

3)  Modificación de todo el tabulador salarial universitario cada vez que fuese incrementado el salario mínimo, con la finalidad de evitar el solapamiento de las escalas. Esta propuesta no fue aceptada y traerá las mismas consecuencias que en el pasado, favoreciendo la conflictividad.

4)  Igualdad de derechos de activos y jubilados. A pesar de que en el plano doctrinario tales derechos están consagrados, la redacción de la cláusula 83 incluye un parágrafo que establece que la jubilación será incrementada “tomando en cuenta el porcentaje de aumento otorgado, sobre el monto del salario básico o salario de la tabla conforme la naturaleza del cargo o puesto de trabajo que desempeñaba al momento del otorgamiento de la jubilación”.  El ajuste de las pensiones de jubilación, incapacidad y sobreviviente, debe ser en idéntico porcentaje del cargo respectivo del personal en servicio y además incluir todos los otros conceptos que forman parte del salario, es decir, se debe nivelar la jubilación al salario normal, tal y como lo estipulan las Normas de Homologación y las Actas Convenio.

Adicionalmente a lo antes planteado, la Tabla Salarial aprobada para el cuerpo docente viola la intangibilidad y progresividad de los derechos al reducir el porcentaje entre las inter escalas al bajarlas de 20 a 13.

Se  niega  el carácter salarial del Bono Doctoral y no se nos reconoce el bono de antigüedad que poseen el resto de los trabajadores universitarios.

El pago fraccionado de la deuda acumulada por el gobierno, con los trabajadores universitarios, debe calcularse tomando en consideración los efectos de la inflación para que conserven su poder adquisitivo. De no hacerse, recibiremos un dinero totalmente devaluado.

Dado que la  Universidad Central de Venezuela es nuestra institución empleadora, es a ella a quien compete la discusión y firma de nuestra contratación colectiva. Su ausencia en las reuniones de normativa laboral es consecuencia de una ausencia de respuesta a las exigencias de la  FAPUV y  de la Asociación Venezolana de Rectores (AVERU). Los profesores de la UCV no somos empleados de ningún ministerio.

Nuestra condición de educadores universitarios nos impide aprobar  un contrato de trabajo que viola la norma suprema y fundamento de todo el ordenamiento jurídico, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, pues daríamos un mal ejemplo a la nación.

Con fundamento en los argumentos antes expuesto y luego de un intenso debate la Asamblea General tomó las siguientes decisiones:

  1. No reincorporación a las actividades académicas, en el mes de septiembre, al  no ser satisfecha al menos el 70%  de la demanda salarial presentada por la FAPUV valorar como un irrespeto a todos los trabajadores universitarios ofrecernos un 20% de incremento salarial para el año 2016, teniendo el gobierno plena conocimiento de la situación hiperinflacionaria que vive el país.
  2. Reactivación del Frente de Defensa de la Universidad. Instancia organizativa para coordinar e impulsar propuestas y acciones en pro de mejores condiciones de salariales para los trabajadores universitarios, beneficios estudiantiles  y  un presupuesto que satisfaga las necesidades institucionales.
  3. Convocatoria a una Asamblea General de la comunidad universitaria en el Aula Magna.
  4. Solicitar a la FAPUV la convocatoria a un Consejo Superior ampliado  a realizarse en la ciudad de Caracas,  para rechazar la tabla salarial aprobada por el Gobierno.
  5. Solicitar a las Autoridades y al Consejo Universitario de la UCV  que se pronuncie sobre la grave situación creada por la aprobación de la tabla salarial y sus repercusiones en la academia.
  6. Constituir en la Apucv un comité encargado de centralizar, evaluar, priorizar e impulsar las acciones y actividades relacionadas con el conflicto Universitario.