Refugiados revolucionarios

Por Jesús Elorza*

Jesús Elorza Garrido

Jesús Elorza Garrido

Los refugiados provenientes de Siria, Libia y Nigeria, que se encontraban en el campamento, ubicado en territorio húngaro, tuvieron un momento de alegría, cuando escucharon a los directivos decir, que el gobierno de Venezuela aceptaba dar refugio a 20.000 personas que huyen de la guerra.

¿Valenzuela? Dónde queda, preguntó un sirio que estaba rodeado de su familia.

-Un joven deportista libanés le respondió que Valenzuela no es un país sino el nombre de un pelotero mexicano que jugó para Los Dodgers en las grandes ligas. El país, al cual se está haciendo referencia es Venezuela.

-Y en que parte de Europa está ubicada, preguntó otra persona.

-Uno de los nigerianos, por su condición de docente, le aclaró que estaba ubicada en Suramérica, tiene una población de aproximadamente 30 millones de personas. Tiene hermosos paisajes naturales como montañas, playas, ríos y selva. Posee grandes yacimientos de petróleo, oro y uranio. Además, tiene grandes extensiones de tierras cultivables. En fin, un paraíso.

-Cauteloso, uno de los refugiados preguntó sobre el gobierno del país y los índices económicos.

-Bueno, eso es otra cosa, respondió el nigeriano. Desde principios del siglo XXI, rige en ese país una forma de gobierno que dice ser “Socialista Bolivariano”, que en 16 años ha llevado a esa región a la situación más extrema de pobreza crítica. Los indicadores económicos – sociales ubican a Venezuela en este momento con la inflación más alta del mundo, tasas de desempleo superiores al 60% de la población económicamente activa, un control de cambio que desarrolló un mercado paralelo o Black Market con cotizaciones sorprendentes del precio del dólar (6,30 valor oficial y 780 valor paralelo), el salario de los trabajadores no alcanza para la compra de la cesta básica alimentaria, la inseguridad es una de las más altas del mundo (25.000 homicidios anuales)… aunque parezca imposible, debo decirles que las víctimas de la violencia superan la de los escenarios de guerra en el medio oriente.

-Al escuchar aquello, muchos de los que estaban en la cola para anotarse en la lista de los que se iban a Suramérica, expresaron en voz alta “Verga, con esos indicadores, mejor nos devolvemos para Siria” y abandonaron el salón de la reunión. Seguiremos caminando por Europa a ver dónde conseguimos refugio.

En ese momento, el campamento con asombro, ve la llegada de miles de personas camufladas con ropa militar.

-¿Y estos, quiénes son?

Son las unidades élites de milicias pertenecientes a los grupos terroristas del Hezbollah, Hamas, ISIS (Estado Islámico de Iraq y Siria) y Boko Haram.

Los refugiados al ver ese despliegue, entraron en pánico porque pensaban que iban a arremeter contra ellos.

-Tranquilos, indicaron los directivos. Estas son las personas que se alistaron para refugiarse de inmediato en Venezuela a solicitud de Maduro.

Distribuidos en cuatro Batallones de cinco mil personas cada uno, comenzaron a abordar los aviones C-130 de la Fuerza Aérea Venezolana. Cada uno de los milicianos iba con su morral cargado de: Un AK-47, un correaje con 10 cacerinas y cuatro granadas fragmentarias. Además, les fueron otorgadas cédulas de identidad, constancia de estar inscritos en el REP del Consejo Nacional Electoral, las llaves de un apartamento de la Misión Vivienda, tickets para garantizar las tres papas, asignación de transporte y un sobre con viáticos en dólares.

En la arenga de despedida, el comisionado presidencial para la operación, adicionalmente gobernador de un estado y responsable de las fronteras, señaló que esta es la primera avanzada de 20.000 personas, pero que antes del 6 de diciembre podrán sumarse hasta un millón de combatientes refugiados-revolucionarios.

Bienvenidos a la Guerra Electoral. Fraude o Muerte.

*Articulista

Anuncios