El 6-D puedes salir de Maduro

Por César Villarroel*

Cesar Villarroel

Cesar Villarroel

Algunos opositores al gobierno, dentro de la gama existente, tratan de justificar su desgano ante una posible participación en las elecciones del próximo 6-D, arguyendo que sus resultados no tocarán a Maduro; en otras palabras, todo seguirá igual porque el Gobierno no cambiará, dado el carácter regional de la contienda. Esto será cierto si Maduro gana las parlamentarias, es decir, gana mayoría de curules y mayoría de votos en el nivel nacional. Si ese fuese el caso, la oposición en la próxima década desaparecería y la contienda política sería entre los vástagos de la vieja generación chavista: Nicolasitos, Gabrielitas y Cabellitas.

Pero en un escenario en que el Gobierno gane en los curules pero pierda la votación en el nivel nacional, entonces las cosas, después del 6-D, serían iguales a las primeras de cambio pero no serían lo mismo, pues el Gobierno tendría pintado en la frente un referéndum plebiscitario que sería constitucional, con un apoyo internacional a prueba de trampas, y una votación contraria a Maduro superior a la alcanzada por el chavismo en la elección del 6-D. Como puede verse, con base en este análisis, los resultados de la próxima elección no sólo tiene que ver con Maduro y su gobierno, sino que es a éste a quien más afecta, pues si perdiera la AN tendría, el mismo 6-D en la noche, que ponerse a hacer maletas. Si gana la AN pero pierde la elección nacional, durará en el cargo un poquito más pero no lo suficiente para continuar la dictadura.

Por eso no entendemos la postura de algunos opositores como los aludidos en el primer párrafo, porque nunca como ahora hemos estado tan cerca, como otrora lo estuvo Chile, de derrotar una dictadura mediante el ejercicio del voto. Pretextos y excusas ya no son válidas porque existe la real posibilidad de que la oposición triunfe; luego, la pregunta que un verdadero opositor a la dictadura debe hacerse es: ¿cómo hacer para que mi voto contribuya lo más posible a la derrota de Maduro?   En esta ruta  hay, todavía, muchos baches que sortear. El más importante es la falta de unidad en el nivel nacional; sin embargo, la unidad regional en algunos casos es posible. Sería criminal que no se lograra acuerdo en aquellas entidades en que la suma de la votación opositora supere al chavismo. Esto afectaría notablemente la posibilidad de ganar la AN.

Ante este panorama, el chavismo se empleará a fondo en la activación de todo su repertorio de trampas y artimañas. Ya lo están haciendo con el arsenal de provocaciones como la que han montado con la acusación a Lorenzo Mendoza. El objetivo está de bulto, generar en la oposición una respuesta emocional, afectiva de acuerdo a lo deleznable de la acusación y provocación. En situaciones como ésta es necesaria responder con cabeza fría a la provocación, pero sin ignorarla; ni mucho menos hacer como el avestruz, esconder la cabeza, estilo de respuesta seguido hasta ahora por el liderazgo opositor. Cada desaguisado del chavismo debe hacerse del conocimiento del pueblo, de la comunidad internacional y de sus organismos competentes.

*Educador, profesor e investigador titular de la UCV

Anuncios