Escriben nuestros lectores

Sobre el artículo “Nuestra propuesta científica y tecnológica” de Luis Fuenmayor Toro, publicado en La Razón del 25-10-2015

El tema es por demás apasionante. El artículo señala unas pistas. Lo que hay que hacer, lo poco que se puede desde la Asamblea y ética del proponente. Superado este punto. Revisemos el primer párrafo.

Hasta 1958. Los años que anteceden merecen consideraciones aparte desde la siembra de las pocas cátedras científicas del siglo XIX, básicamente a partir de la mitad del siglo. La ruptura con la escolástica medieval se puede ubicar como indicio la reforma que impulsó Simón Bolívar. Empero no fue un decreto que la impronta de la escolástica desapareciera del imaginario colectivo del siglo XIX. Y al no sustituirse “de cuajo como dijera Elías Pino” siguió en las influencias de la dirigencia política campesina, militarista y pueblerina que gobernó Venezuela hasta mediados del siglo XX. Militarismo y los vahos de la escolástica están presentes hasta mediados del siglo XX. Sobre este tema de la escolástica destacan dos aspectos: el veto a las ciencias exactas, llamadas duras, el impulso a  los dogmas de la filosofía como fuente generadora de progreso y formación de elites, acompañados del Derecho, estudios militares, medicina, y la supremacía de la ética católica como fuente de salvación. En la medida que la ciencia invadió el mundo civilizado no escapó Venezuela de recibir vientos frescos de actualidad. Pero nada más. No una política de inversión pública. Militares y campesinos ilustrados no comprendieron los tiempos de la Ilustración, ni los avances de la Revolución francesa para la humanidad y para el uso, recreación, creación y extensión de las ciencias y la tecnología asociadas al ingenio humano y al progreso material y espiritual. La pesadez de la escolástica y de la fe hacían mucho  volumen como para permitir el cultivo creativo y desafiante del conocimiento. En ese tiempo se crearon instituciones, se regodearon costumbres, se afinaron leyes, se dejaron de hacer también leyes importantes, mas en definitiva era un conglomerado de ciudadanos con formación desigual que despertaba de la campesinidad, bucólica y campechana de la vida silvestre junto a enclaves de modernidad precaria de empresas transnacionales que se aprovechaban de la debilidad institucional en todos sus aspectos. Conciencia hubo de esta situación, algunas mentes esclarecidas, pocas, eso sí, hay testimonio de ello. Mas, nunca hubo conciencia nacional de los retos de la modernización. A quien culpar. Lo más fácil es al imperialismo. Las políticas extractivas del desarrollo desigual y combinado del centro y la periferia. El pobrecitismo intelectual. Sirve para justificar partidos políticos y para extremar posiciones. Todavía en los intelectuales de formación confesional se les oye exclamar la falta de estudios filosóficos en todos los niveles de la escolaridad. Muy bien por los resabios de la escolástica y de la fe. Empero los estudios de las mentalidades y de los imaginarios colectivos  son una excentricidad en los pasillos del conocimiento venezolano, latinoamericanos y del Caribe.

El petróleo ha sido el gran reformador y modernizador de la sociedad venezolana. También lo ubicaríamos hasta 1958. Las primeras escuelas modernas se comenzaron a sembrar en los espacios de influencia de las compañías petroleras. La modernización en general del país vino de la mano de petróleo. Este tema está suficientemente documentado, un buen guía para el tópico es Carlos Viso.

Se esperaba que el arribo de la democracia en los años 60 traía por sí todo lo de la modernidad anhelada. No ocurrió así. Seguíamos en las mentalidades campesinas, militaristas y de los ungüentos de la contrarreforma. El lapso del sesenta hasta la nacionalización, su evolución medida con el compromiso con el conocimiento científico tecnológico y modernización de las universidades. Y un claro distanciamiento de la Parodia de la educación que significó, y significa el Estado Docente, está aún por escribirse. La educación como base del contubernio sociedad del conocimiento, desarrollo nacional, sostenibilidad, ciencia, tecnología, innovación, creatividad, competitividad, en fin, está aún por descifrar como construimos el futuro, a partir de lo que heredamos del bolivarianismo.

La industria petrolera nacionalizada no respondió al desafío aguas abajo de convertir, transformar, impulsar, cimentar las bases de una sociedad de la energía. Complejo el reto. Para campesinos ilustrados, militaristas y élites ansiosas de poder el reto los revolcó. Allí nos alcanzó la crisis del modelo regentado por militaristas y campesinos ilustrados, abortamos al reformador, y decimos que fue por su culpa por su grandísima culpa, dijo Teodoro, porque les faltó burdel. Así acabamos con el presidencialismo de la Democracia, y nos encunetamos con el caudillo eterno. Esa historia es reciente. Novedosa y curiosamente no la quisimos ver, y parece que aún no la comprendemos.

Eithell Ramos

Profesor de la UCV

28 de octubre 2015


Los políticos, en alguna etapa de su vida, estuvieron bajo la tutela de un docente, algunos sólo en primaria, otro en bachillerato y pocos universitarios. Pero todos han pasado por las manos disciplinadas y formadoras de un docente, que indudablemente le dio mucho de lo necesario para estar donde están.

La gran pregunta es: ¿Por qué desprecian a la docencia? ¿Por qué no le dan al docente el estatus que se merece? ¿Por qué se olvidan de ellos una vez en el poder?

Estas son las cosas que queremos cambiar los independientes ciudadanos domine.

Maximiliano Donat

Coordinador Nacional ong DeCiDo

5 de noviembre 2015


Quién iba a pensar que uno iba a estar viendo un plato de caraotas como un plato de caviar… que iba a picar las servilletas por la mitad porque valen más que un billete de denominación media… que freír es un lujo que pocos se pueden dar… que tendríamos que contar y usar sabiamente cada cuadrito de papel que usamos en el baño… que en vísperas de navidad la alegría la cambiamos por preocupaciones y pensamientos negativos, y que la mitad de la familia estaría al otro lad…o del mundo, porque tuvo que partir a buscarse un futuro mejor… quién iba a pensar que hacer una cola se volvería parte de nuestra rutina diaria… que en vez de bucearle las nalgas a una jeva íbamos a estar buceándole las bolsas con la harina pan y el arroz que consiguió… que nos iba a tocar pagar más de un millón de bolívares por un cartón de huevos, un kilo de carne, un pollo, etc…. que la leche sería un tesoro divino y sagrado en vías de volverse un mito… que un pabellón criollo se volvería platillo de burgueses… que para comprarse un pantalón de marca ahora hay que vender un pulmón…. quien iba a pensar que ibamos a ser tan güevones y que nos íbamos a dejar sodomizar de esta manera… y que todavía exista gente tan pobre de mente que crean que la culpa de todo es de Estados Unidos, Iguanas gigantes, Uribe, Los gremlins y el grinch…. Que hermoso mi país… Salgan a votar señores por amor a Cristo!!. Tú decides lo que quieres para tu futuro!! Pueblo de Venezuela despierte y salgamos todos a votar x una bella VENEZUELA.

Héctor A Nuñez S

Profesor de la UCLA

12 de noviembre 2015