Un nuevo “Por Ahora”

Por Adán Chávez Frías*

Gobernador del estado Barinas

Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

El resultado adverso para las fuerzas revolucionarias de las elecciones de este domingo 6 de diciembre, nos coloca en una compleja y difícil coyuntura que debemos saber interpretar para poder superar las dificultades.

Estamos en medio de una nueva etapa histórica de la Revolución Bolivariana, en la que se agudizan las contradicciones de clases, con una contrarrevolución que ahora pareciera estar fortalecida.

Para el análisis necesario, recurrimos a quien sigue conduciendo espiritualmente esta Revolución Bolivariana, Socialista y Antiimperialista, el Comandante Eterno Hugo Chávez. Y Chávez nos dice, este es otro “Por ahora”.

Como vanguardia revolucionaria y como pueblo, hemos librado numerosas batallas y hemos demostrado que sabemos cómo transformar derrotas en victorias morales, para luego convertirlas en victorias políticas.

A quienes hoy pueden sentirse tristes, preocupados, desmotivados, quiero decirles una frase del poeta y revolucionario vietnamita que condujo a su pueblo a una triple victoria en contra de los ejércitos invasores más poderosos de occidente, Ho Chi Min: “son necesarias las tormentas para que el pino y el ciprés -digamos nosotros el roble y el samán- demuestren su fortaleza”.

Reconocer los errores es fundamental para entender estos adversos resultados. No ganó la oposición, ganó la guerra económica. La gran mayoría de la gente no votó por el fascismo; votó en contra de nuestros desaciertos, por una parte, pero fundamentalmente, votó por el supuesto “cambio” empujado por el engaño y la desesperanza, que sembró la guerra mediática en su mente y en su corazón. Ahora es nuestro reto, como Gran Polo Patriótico (GPP), articularnos más fuertemente con nuestro pueblo: tanto con ese chavismo duro que representa el 42% que respaldó a nuestros candidatos y candidatas; así como con aquellos compatriotas que al mismo tiempo que eran sometidos a una brutal guerra psicológica, seguramente no supimos escuchar, entender e interpretar correctamente.

Es el momento de retomar las 3R al cuadrado de Chávez, para revisar, reorientar y reimpulsar la Revolución Bolivariana. Pero también, es tiempo para la repolitización, la repolarización y la reunificación de las fuerzas revolucionarias. Es la época de radicalizar nuestra construcción socialista.

Debemos trabajar más para que crezca y surja en nuestro pueblo, la conciencia del deber social. Debemos consolidar el pensamiento de Chávez como la base teórica que nos permita el accionar acertado y efectivo en la práctica revolucionaria. No podemos quedarnos sólo en la consigna, en la emoción; hay que convertir al chavismo en un método científico para la construcción de la Sociedad Socialista.

En esta nueva etapa histórica de la Revolución Bolivariana, no podemos improvisar o correremos el riesgo de perderla. Debemos lograr la eficiencia en la gestión política, en la conducción de este proceso de transformación social.

La burguesía empresarial y apátrida, va a profundizar la guerra económica, va a tratar de arrebatarle las conquistas a las clases populares, va a querer eliminar las pensiones, las misiones y grandes misiones; los programas sociales en general, aprovechando la mayoría circunstancial en la Asamblea Nacional.

Ya hay una solicitud de Fedecámaras pidiéndole bancada opositora, que derogue la Ley Orgánica del Trabajo y la Ley de Precios Justos. Una parte de su plan, es intentar derogar las leyes revolucionarias aprobadas en estos años de transición al socialismo. De antemano le decimos a la contrarrevolución: no podrán detenernos en nuestra tarea de proteger los intereses de las clases populares.

Que no olvide la contrarrevolución, que este es un triunfo circunstancial que les da la mayoría en el Parlamento, pero seguimos teniendo el mismo Presidente, 20 gobernaciones y 165 alcaldías socialistas; y una vanguardia popular, organizada y consciente, dispuesta a lo que sea para defender el legado de Chávez.

Quienes votaron en contra de nosotros sin entender que votaron por una clase política que defiende la práctica económica neoliberal, pronto se darán cuenta que votaron contra sí mismos, porque esta nueva Asamblea Nacional, con mayoría fascista, va a tratar de frenar los logros sociales que benefician a todos y todas.

Todas las fuerzas patrióticas y revolucionarias, debemos entonces con el pueblo, junto al pueblo, emprender la lucha contra el fascismo político. Vamos con el pueblo a garantizar principalmente la paz, para no permitir que la contrarrevolución use la violencia como arma para derrocar al legítimo Gobierno Bolivariano del presidente Nicolás Maduro y nos lleve al borde de una guerra civil.

Vamos con el pueblo, a garantizar que se respeten los derechos laborales, sociales, que en Revolución se han conquistado; vamos con el pueblo, a continuar fortaleciendo el poder popular, la organización comunal, la transición hacia el nuevo modelo económico. Vamos con el pueblo a defender nuestra Revolución Bolivariana, Chavista y Antiimperialista.

Vienen tiempos de lucha y de una dura confrontación con los enemigos de la Patria, con los enemigos del pueblo, y la Asamblea Nacional será sólo uno de los espacios donde se agudizará esa batalla.

Debemos estar en la calle, con nuestras estructuras de base, reconstruyendo, reconfigurando, reorganizando el poder popular. Es tiempo de esperanza, de acelerar la marcha y consolidar la unidad. Debemos, como dijo nuestro Comandante Eterno: “fortalecer el amor del pueblo por la Revolución para que sea más poderoso que el odio de la contrarrevolución”.

Tenemos la certeza, que vamos por el camino correcto. Tenemos la suficiente fuerza y convicción moral para salir adelante. A los partidos de la ultraderecha le decimos, que sepan administrar su circunstancial triunfo, y al fascismo le decimos, que no permitiremos que balcanicen y despedacen este país.

Que nadie se desanime, seguiremos venciendo en las nuevas luchas que han de venir. Por ahora, ganó la contrarrevolución dirigida por el imperialismo norteamericano, pero este es un pueblo de guerreros y somos especialistas en enfrentar las dificultades para transformarlas en victorias populares. Necesitamos seguir consolidando nuestro compromiso y nuestra conciencia revolucionaria y chavista.

Es tiempo de mayor compromiso, de fortalecer el espíritu combativo de la vanguardia revolucionaria, de mucha más organización, unidad, lealtad y corazón patrio.

Estamos listos para enfrentar lo que haya que enfrentar. De este revés, saldremos más fortalecidos y más unidos que nunca. Somos los robles y samanes de Chávez, seguiremos adelante.

No podrán frenar esta Revolución. Es tiempo de fe y esperanza, de acelerar la marcha, de radicalizar el proceso. Ahora es cuando están más vigentes que nunca las palabras de nuestro líder histórico en su última proclama, de la cual se están cumpliendo tres años: “Unidad, Lucha, Batalla y Victoria”. Por ahora y para siempre, ¡¡¡Viva Chávez Carajo!!!

¡Viva el pueblo!

¡Viva Maduro!

¡Viva la Revolución Bolivariana!

¡Venceremos!

Barinas, martes 8 de diciembre de 2015

www.aporrea.org 09/12/15 – www.aporrea.org/poderpopular/a218753.html

Anuncios