La inflación no existe, ¡pero qué alta está!

César Villarroel

Profesor Titular e investigador de la UCV

Cesar Villarroel

Cesar Villarroel

Esta fue la sentencia con la cual nos anatematizó nuestro nuevo ministro de economía, es un virtual engendro capitalista, lo cual es cierto, que vino al mundo para amargarle la existencia a las “sanas y prósperas” economías socialistas. De ahí que también son virtuales sus primas hermanas: la corrupción con su correspondiente impunidad, la escasez, la improductividad, la ausencia de libertad y la dictadura y su disfrute, de lo cual no habría porqué preocuparse porque tampoco existen, salvo cuando te decides a adquirir un bien, contratar un servicio o solicitar libertad y justicia. Sólo en esos momentos nos enteramos que disfrutamos, a juro, del paraíso socialista.

Más, dicho así pareciera que abogamos por el otro paraíso: el neoliberal. De ningún modo, porque ambos paraísos no pueden ocultar sus malezas. La salida (nada que ver con la de Leopoldo y María Corina) no puede ser la hegemonía de un triunfador sino una equitativa dosis de lo uno y de lo otro. En este sentido luce pertinente citar a Paracelso, quien con alusión al daño de los venenos decía: “Nada es veneno, todo es veneno; la diferencia está en la dosis” (Blog. César Villarroel, “Venenos necesarios”, 16-9-2014). Ambos sistemas son venenosos pero necesarios, pretender la hegemonía de alguno de ellos es luchar contra la corriente que, actualmente, corre a favor del modelo capitalista. En la posología política equilibremos las dosis para poder resistir el veneno.

Después de la debacle oficialista en la elección del 6-D, el proceso más relevante, tanto para los oficialistas como para los oposicionistas, convergió hacia la necesidad de un cambio. No parecía haber dudas al respecto, sólo se difirió su oportunidad para después de la toma de posesión de la AN el 5-1-2015. Llegó la toma de posesión de la nueva AN, y con ella todas las escaramuzas propias de un cambio político institucional tan trascendente y radical, pero las iniciativas para discutir los cambios en la economía y en el proceso democratizador no han aparecido en ninguno de los bandos. Solo aparece un atisbo de cambio pero sin cambiar; así, aparecen caras nuevas pero que no vislumbran ni rectificación ni cambio, sino todo lo contrario ¿Será que Maduro cree que lo está haciendo bien? Si este fuese el caso habría que arrimarle el perolito para ver si atina.

Que el Gobierno no quiera discutir lo básico de nuestra economía (inflación, improductividad, debilidad del signo monetario, entre otros) no es una novedad; es lo que han venido haciendo durante dieciséis años, la ruina de nuestra economía así lo atestigua; pero que la oposición acompañe, a ritmo de desidia tal política, es imperdonable. En la última elección (5-E) la oposición recibió el mandato de más de siete millones de electores para que se ventilara con carácter de urgencia la posibilidad de un cambio sustantivo, especialmente en lo económico. Para esto no se necesita permiso de TSJ, ni de Maduro, ni de Cabello sino de los casi ocho millones que favorecieron la opción opositora. Si Gobierno y oposición pueden acordarse, bienvenidos sean; si no que la mayoría decida.

Pero la oposición, por su parte, parece estar cediendo la iniciativa con relación a la necesidad del cambio y a su inmediata discusión. El debate sobre la economía no admite más demora y si los asuntos se van a poner en fila india para ordenar la discusión, el debate de lo económico debe figurar a la cabeza de la fila. No se trata de que sólo se discuta lo relativo a la crisis económica, sino que se le dé la prioridad que amerita. El pueblo votó en forma abrumadora por la MUD porque ésta le garantizaba el cambio. Hay que poner las cartas sobre la mesa para que el pueblo pueda valorarlas y apoyarlas; así podrá desenmascarar, en ambas trincheras, a quienes hacen propuestas sin cambios.

Anuncios