Las salidas

Luis Fuenmayor Toro

Coordinador Nacional del Movimiento “De Frente con Venezuela

Luis Fuenmayor Toro

Luis Fuenmayor Toro

Todos queremos abandonar la pesadilla que comenzó hace 17 años. Este deseo nos puede llevar sin embargo a cometer errores que conspiren contra el logro de esa posibilidad. Se entiende que la gente quiera que Maduro y el PSUV se vayan lo antes posible; no es fácil vivir en la Venezuela de hoy. La vida se ha vuelto un sufrimiento para la inmensa mayoría de los venezolanos.

Por otra parte, por mucho tiempo nos creímos inmunes a la ocurrencia de este tipo de desastres. La gigantesca inflación, vivida por países como Argentina décadas atrás, siempre nos pareció algo muy lejano, extraño, ajeno; otro tanto ocurre con la total pérdida de valor de nuestra moneda, la ausencia de productos necesarísimos, de medicamentos e insumos médicos, la huida atropellada de venezolanos, jóvenes, en su mayoría; la inseguridad personal y de todo tipo, la impunidad absoluta, pero sobre todo la existencia de un gobierno completamente insensible, codicioso y represivo.

Pero no se puede actuar sólo con los sentimientos, hay que utilizar la inteligencia para que los gorilas actuales no se salgan con la suya. Las proposiciones para una salida inmediata no parecen ser viables. El poder gubernamental es muy grande todavía y la gente no sale masivamente a las calles porque tiene miedo de ser agredida por esas bandas de delincuentes impulsadas por el régimen. Otros tienen miedo de ser apaleados por las fuerzas policiales y de terminar con sus huesos en los sótanos del SEBIN, sin luz, sin protección ninguna, sin visitas de familiares, sin juicio y por no se sabe cuánto tiempo. ¡Increíble! Tenemos nuestro Guantánamo aquí en Venezuela.

Las vías constitucionales han sido negadas por el Gobierno dictatorial de Maduro. El TSJ se encargará de hacer de dar la justificación pseudo legal para abolir cualquier medida que se tome y no hay fuerza en las calles para hacerlas respetar. Por otra parte, no existe hoy una dirección política confiable, capaz de dirigir un proceso libertario. Hay que construir un movimiento unitario amplio, para enfrentar el futuro inmediato y a largo plazo, acompañando las luchas de resistencia popular que espontáneamente se están dando diariamente en todo el territorio nacional. Se requiere de una nueva vanguardia con lo mejor de nuestros luchadores sociales.