Noticias científicas

Nueva causa para el dolor dental

Dormir con la boca abierta puede no ser tan inofensivo

Noti_1

Científicos del Instituto de Investigación Sir John Walsh, Universidad de Otago (Dunedin, Nueva Zelanda), publicaron en el “Journal of Oral Rehabilitation”, que las personas que respiran por la boca cuando duermen tienen mayor riesgo de que se erosione el esmalte de sus dientes y, por tanto, de desarrollar caries. Esta investigación se efectuó con 10 voluntarios durante cuatro días; la mitad de los participantes se acostó con una pinza nasal para forzar la respiración por la boca mientras dormían.

“La acidez oral se redujo lentamente durante las horas de sueño en todas las personas, pero las disminuciones del pH fue mayor y durante más tiempo en los individuos forzados a respirar por la boca”, según informó Joanne Choi, autora principal del estudio. Choi y su equipo también descubrieron que el pH promedio de quienes respiraron por la boca fue de 6,6, mientras que aquellos que respiraban por la nariz tuvieron un pH de 7 (neutro). En quienes respiraban por la boca el pH cayó hasta 3,6, muy por debajo del umbral de 5,5 en el cual el esmalte dental comienza a desmineralizarse.

Las bacterias producidas por la acidez crecen en ausencia de saliva, la cual disminuye al respirar por la boca. El ácido corroe los dientes, genera caries e irrita los tejidos blandos de la cavidad oral, afirma el dentista Hargun K. Singh, de la Universidad de Búfalo (EEUU). La sensibilidad dental, el mal aliento, las manchas en los dientes y el mal sabor de boca, son algunos de los síntomas de que los dientes se están picando y, si no se realiza un tratamiento adecuado, pueden surgir problemas más graves, como abscesos dentales o enfermedades en las encías.

Russia Today – Ciencia


La calvicie y sus causas

No hay cura para la calvicie, pero al menos ahora saben qué la produce.

Cuando la cantidad de cabello que queda en el cepillo es mayor que la que hay en la cabeza, empiezan a sonar todas las alarmas. No hay cura para la calvicie y, quizás lo más injusto, es que se trata de una señal de envejecimiento que no ocurre a todos por igual. Ahora, la ciencia parece estar más cerca de dar con una solución, pues por primera vez detectaron al responsable de que el cabello se haga más fino y con el tiempo se caiga.

Noti_2

Las culpables son las células madre de los folículos del cabello. Cuando se dañan con la edad, se convierten en piel. Con la edad, la calvicie afecta tanto a hombres como mujeres. Con el tiempo, cada vez más células madres se transforman hasta que los folículos del cabello se encogen y desaparecen. Al contrario de las células madre de otras partes del cuerpo, las del cabello se regeneran de manera cíclica; una fase de crecimiento es seguida por una latente en la que dejan de producir cabello.

Lo que descubrió Emi Nishimura, junto a su equipo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tokio, fue que el ADN dañado por la edad desencadena la destrucción de la proteína colágeno 17A1, lo que a su vez produce su transformación en queratinocitos, las células predominantes en la piel. Para llegar a estos resultados, publicados en la revista Science, los científicos primero estudiaron el comportamiento de cabello en ratones y después en humanos de edades comprendidas entre los 22 y los 70 años.

Noti_3

La razón está en las células madre de los folículos del cabello. Descubrieron que los folículos en las personas mayores de 55 años eran más pequeños y con menos colágeno 17A1. “Asumimos que estos procesos y mecanismos explican la pérdida de cabello en humanos por envejecimiento”, explicó Nishimura. El paso previo a la calvicie es el debilitamiento del cabello. La experta agrega que el colágeno 17A1 puede ser usado para desarrollar tratamientos contra la pérdida de cabello, aunque aclaró que la transformación de las células madres puede ser solo uno de los factores por los que la gente se queda calva.

El biólogo Maksim Plikus, de la Universidad de California, y quien no participó en el estudio, le dijo a la revista Science que los resultados del trabajo son “interesantes”, pues muestra cómo estas células dañadas “cambian su destino” en vez de destruirse.


Ciencia BBC Mundo


Flor de hace 15 millones de años se conserva intacta

George Poinar, entomólogo reconocido y profesor de la universidad del estado de Oregon, en su trabajo académico rutinario, recogió hace unos 30 años unas muestras de fósiles entre las que se encontraban dos flores, a las que inicialmente no les prestó mayor atención, pues su trabajo se centraba en los fósiles de insectos recogidos. Décadas después se fijó en los fósiles vegetales, que resultaron ser de una especie extinta hace 15 millones de años.

Se trata de la Strychnos electri del género de arbustos y árboles tropicales que producen una toxina letal muy conocida actualmente: la estricnina. Llamó mucho la atención de los científicos que las flores estaban enteras, algo que no es usual en la mayoría de los fósiles que se conservan en ámbar, de los cuales sólo se recogen fragmentos. Las flores estaban como si acabaran de caer del árbol; la fotografía que se presenta lo muestra con claridad.

El entomólogo Poinar sospechó que las flores pertenecían al género Strychnos, por lo que envió el año pasado una foto de alta resolución a una especialista en el campo, la profesora Lena Struwe de la Universidad de Rutgers, quien las comparó con las 200 especies conocidas de este género, llegando a la identificación de la planta. Estas plantas producen un químico muy potente que causa convulsiones muy intensas en los animales, incluido el hombre, que pueden ocasionar la muerte. Es lo que se conoce como una especie venenosa.

Los investigadores estadounidenses llamaron a esta especie “elektron”, nombre griego para el ámbar, la resina fosilizada de árboles ya muertos, que había preservado muy bien durante millones de años las flores de la especie descubierta.

Casi todas las especies del género Strychnos son de alguna forma tóxicas, pues cuentan con su propio alcaloide venenoso que posiblemente les servía como defensa contra los herbívoros.

Flor fosilizada de la Strychnos electri que existió en el cretácico superior

Flor fosilizada de la Strychnos electri que existió en el cretácico superior

El descubrimiento, publicado en la revista Nature Plants, es considerado como un agregado crucial para el estudio de esta familia de plantas,

Ciencia BBC Mundo