Premio Nobel

Jesús Elorza

Profesor

Jesús Elorza Garrido

Jesús Elorza Garrido

La secretaria entró al despacho del Ministro de Economía, para notificarle que el Camarada Presidente requiere de su presencia, con carácter de urgencia, en el palacio.

Una lluvia de ideas pasaron por su mente. Será que aceptaron todas mis propuestas para enfrentar la guerra económica  o que vamos a proceder de inmediato a la expropiación revolucionaria de las Empresas Polar.

Seguro estoy, que al final de esta cruzada voy a ser nominado al Premio Nobel. Mi tesis “22 claves para entender y combatir la guerra económica” constituye, sin lugar a dudas, la Doctrina económica de la Revolución Socialista del Siglo XXI. Los principios allí contenidos, sobre la inexistencia de la inflación en la vida real, la oferta y la demanda como mentira de la burguesía para aumentar sus ganancias, el aumento de los precios producto del egoísmo y el lucro individual y no por la escasez, el control de precios como un falso problema y los precios altos como expresión de la lucha de clases, dentro de la sociedad capitalista representan un aporte al estudio de la economía superior al Capital del camarada Marx.

Celebro que el camarada Nicolás haya entendido que la guerra económica solo busca sustituir el ideal socialista por la rapiña especulativa fascista. Uno de los mejores ejemplos, lo constituye “El Dakaso”, con esa medida se liberó a la gente del secuestro ideológico en el que los especuladores mantenían a la población. La crisis actual no es producto de nuestro modelo económico sino de las acciones de sabotaje.

Con este llamado del camarada Nicolás, seguro estoy que tengo el camino libre para implementar la sustitución de la banca privada por la Banca Comunal y garantizar así los recursos económicos para el socialismo productivo… voy a hacer realidad en grado superlativo los conceptos del camarada Marx… el Premio Nobel me llama.

A la espera de ser atendido, llamó su atención la cara seria de la secretaria del despacho, cuando le anuncio que podía pasar. Antes me recibía con exagerada cortesía y hoy nada que ver… a lo mejor esta arrecha por que no consigue la Harina Pan que el oligarca Lorenzo Mendoza tiene acaparada.

– Camarada Salas, lo mande a llamar para notificarle de la decisión que he tomado.

-Soy todo oído, camarada Nicolás. Pero antes quiero informarle que los hermanos de Corea del Norte, Cuba y China, ven con buenos ojos mi postulación al Nobel. Eso representaría un triunfo de la revolución socialista que usted dirige.

No chico, que Nobel ni que Nobel… te mandé a llamar para decirte que estas destituido del cargo de ministro de economía y vicepresidente del área económica.

-¿¿¿¿¿?????…..no, no, no entiendo camarada… ¿Qué pasó?

Aristóbulo, dale un tecito pa que se recupere.

Bueno Luis, te estoy botando, porque los camaradas cubanos encargados del G-2 me informaron de los resultados de una encuesta realizada y la misma demuestra que tienes “graves problemas familiares”.

-¿¿¿¿???? La taza de té se le cayó de las manos y solo balbuceaba no entiendo, no entiendo.

Bueno vale, que el sondeo de opinión demostró que 20 millones, oye bien 20 millones de familias venezolanas a diario te mientan la madre por la escasez de alimentos y medicinas y lo más grave es que la mentada se hace extensiva a mi persona como presidente. Entonces déjate de vaina y vamos a darle tu cabeza a los leones para distraerlos y yo poder aplicar “Mi Paquete de Medidas”, así lo recomiendan los camaradas cubanos y su palabra es ley para nosotros.

– ¿Y, ahora qué hago?

Tranquilo pana, que no te voy a dejar en la estacada. Te voy a designar como embajador en Suecia para que sigas tramitando tu Premio Nobel.

Cabizbajo, salió del despacho y para mostrar su desagrado, dijo en voz alta, con la intención de ser oído por la secretaria “Ahora, me borro el tatuaje con la cara de Nicolás”.