Nos escriben

En la siguiente figura se muestra el PIB per cápita de Venezuela, en dólares constantes del año 2010

sin-titulo-13

Podemos notar lo siguiente.

  • Desde 1960 hasta 1977 la economía tuvo un crecimiento más o menos sostenido.
  • A partir de 1977, a finales del primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, la economía se derrumbó. En 1985, a principios del gobierno de Jaime Lusinchi, ¡el ingreso per capita había caído por debajo de su valor real en 1960!
  • En los años subsiguientes la economía se recuperó levemente, para luego caer aún más en 1989, al final del período de Lusinchi.
  • De 1990 a 1992, bajo las políticas neoliberales implementadas por Pérez, la economía se recuperó modestamente.
  • A partir de 1993 la economía se derrumba de nuevo. El derrumbe se acelera entre el 2001 y el 2003, posiblemente como consecuencia del golpe y el paro petrolero.
  • Desde el 2004 hasta el 2008 la economía se recupera rápidamente. Desciende hasta el 2010, probablemente como resultado de la crisis financiera.
  • Después de una leve recuperación la economía colapsa de nuevo en el 2014, bajo la presidencia de Nicolás Maduro.

Estos datos destruyen el mito de un presunto próspero pasado democrático. Pulverizan también la ficción de un planificado presente socialista. El desmadre ha sido más bien la norma en nuestra dependiente economía.

Dicho esto, advierto al lector no saltar a conclusiones apresuradas.

El PIB es un indicador de la actividad económica, no indica directamente la capacidad productiva de un país. Por supuesto que la capacidad productiva y la actividad económica están correlacionadas, pero en una economía dominada por el petróleo como la nuestra esta correlación es débil.

El PIB es la suma de las exportaciones netas, el consumo personal, el gasto público y la inversión pública y privada. En Venezuela las exportaciones petroleras alimentan un consumo personal y un gasto público muy por encima de lo que podría esperarse dado el bajo nivel de inversión. Durante los años de bonanza petrolera el PIB correlaciona con el frenesí de la rumba consumista, en los años de barranco con el dolor de la estrechez.

Al final Todo Tiempo Pasado No Fue Mejor, ni muy distinto tampoco.

Saludos cordiales,
Gustavo J. Mata

Profesor de la USB

Caracas, diciembre 2012


En relación con el Decreto que saca de circulación los billetes de cien bolívares

Nicolás Maduro anunció hoy (11-12-2016) que los billetes de cien han cesado de tener valor como medio de intercambio. En un lapso de tres días deberán ser cambiados por otras denominaciones en agencias de la Banca Pública.

¿Es esto posible?

Según un artículo en Aporrea, hay en circulación 6,111 E09 billetes de 100. Según Google el número de agencias de Banca Pública era de 1,2 E03 en el año 2013.

De acuerdo a este número deberán ser procesados 1,7 E06 billetes por agencia por día
Supongamos que cada usuario posee en promedio Bs 25.000, equivalentes a 250 billetes de 100. Cada agencia tendría que realizar 6,79 E04 transacciones.

Supongamos que se realiza una transacción cada minuto.

Para procesar los billetes cada agencia tendría que funcionar un estimado de 1.130 horas al día.

Solo nos queda como opción encomendarnos al Todopoderoso, creamos o no creamos en él.
Saludos cordiales,

Gustavo J. Mata

Profesor USB

Caracas, 12-12-2016